Con estos pequeños trucos para limpiar la plancha prolongaremos la vida de este tan utilizado electrodoméstico en el día a día, porque un buen mantenimiento de la tabla es básico para nuestra mantener indumentaria impecable.

No hacer una escrupulosa limpieza de la plancha es lo que hace que nuestro pequeño electrodoméstico deje de funcionar, en el peor de los casos, o estropee algunas prendas de ropa pegando la porquería apilada en la plancha. Porque, seamos razonables, si la extensión de acero de la plancha está sucia o en su interior alberga cal poco tardará en entrar hasta nuestras prendas más deseadas.

Limpiar el depósito

Para limpiar el depósito de la plancha, una vez que nos aseguremos de que esta desenchufada de la corriente y total y absolutamente fría, para no sufrir un percance, introduciremos en el deposito de agua una mezcla a porciones iguales de vinagre de manzana y agua. A continuación conectaremos la plancha y una vez preparada vaciaremos el depósito con ayuda del botón de vapor. Si no fuese bastante, puedes reiterar la operación utilizando únicamente vinagre blanco y a continuación aclarar abundantemente la mezcla que pueda quedar en su interior.

Limpiar la superficie

Si a la extensión de nuestra plancha o de la misma tabla le han salido unas manchas rojizas o negras podemos limpiar la superficie con desinfectante y una esponja que no sea demasiado dura ya que rayaría la superficie de la plancha. En caso de que no sea bastante, prepara sobre la tabla de la plancha una buen número de papel de  periódicos y arriba extiende una capa de sal gorda. Enchufa la plancha y en el tiempo que esté tibia pásala sobre la extensión. Seguidamente puedes eliminar los restos con un paño.

 

Todos estos consejos a la larga nos ayudarán a aumentar la vida útil de nuestra plancha y por lo tanto a ahorrar un dinero en nuestra economía familiar.

News Reporter

Deja un comentario