Bar mariachis en Bogotá: la importancia del conductor designado

bar mariachis en bogota - venta de cajas de madera

Quienes se han ido de vacaciones a Las Vegas o visitado un bar mariachis en Bogotá, saben que estos son lugares en los que las noches están cargadas de diversión y mucho alcohol, y aunque pueda sonar aburrido, para que podamos contar lo que hemos vivido no debemos olvidarnos de la seguridad en estas ocasiones.

Esto no necesariamente quiere decir que nos limitemos en cuanto a la diversión que queremos tener, tampoco en la cantidad de alcohol que consumamos (aunque lo recomendable por razones de salud, es ingerirlo moderadamente) pero sí, que organicemos nuestra salida junto a un compañero que tenga la disposición de asumir la responsabilidad de ser el conductor designado.

Quienes cumplen este rol en los grupos son verdaderos héroes, porque no solo se ocupan de asegurar la vida de quienes le acompañan en estado de ebriedad, sino también de todos aquellos que estarían en grave peligro si alguno de ellos condujera en dicha condición.

De manera que su participación en las celebraciones es fundamental y por más tedioso que nos parezca, debemos aceptar que no podemos poner en riesgo nuestro bienestar o el de otros por el simple deseo de disfrutar sin límites una noche de tragos. Así que la próxima vez que deseemos salir de rumba, hagámoslo responsablemente y recordemos invitar a nuestro conductor designado.

El lugar que nadie quiere ocupar

Debemos reconocer que, aunque estemos de acuerdo con la importancia de disfrutar responsablemente, seleccionar a quien se encargue de asumir la responsabilidad de llevarnos sanos y salvos a casa no es una tarea fácil, porque se trata de un puesto que nadie desea ocupar y posiblemente esta es la causa por la que se ignora esta recomendación con tanta frecuencia.

Pero en lugar de ignorarla y correr riesgos, podemos variar las diferentes alternativas que tenemos para que nunca falte este personaje. En este sentido, sin ninguno de los miembros del grupo quiere hacer este sacrificio, la primera opción es delegar esta responsabilidad en algún familiar que esté dispuesto a sacrificar su descanso para velar por nosotros.

Si no tenemos éxito, tocará elegir a alguien del grupo y la forma más sana de hacer esta selección es establecer un orden rotativo para que a todos les corresponda este rol de manera equitativa. Así mismo, es conveniente dar recompensas como el pago por el combustible del coche o regalar una botella de vino, adornada con un empaque personalizado de los que fabrican en las empresas que se dedican a la venta de cajas de madera, de esta manera valdrá la pena el sacrificio.

Y cuando llegue nuestro turno, recordemos que se nos ha pedido cuidarlos pero nadie dijo que no podemos hacerles bromas pesadas y después fotografiarlos para tener un recuerdo cómico para la posteridad.

 

Deja un comentario